HOMOpolitano !!!

jueves, noviembre 27, 2008

San Sebastián: santo patrono de la comunidad gay.


San Sebastián


Rebelde en el Imperio Romano, mártir del cristianismo, modelo de belleza masculina y musa pecaminosa para monjas, icono sadomasoquista y afiche gay.


No era un dios, pero era lo segundo mejor: un santo. San Sebastián, un baby-face de torso desnudo y piel blanquísima que, atado a una antigua columna, se retuerce como un alambre mientras las flechas se hunden en su carne. Desde el Renacimiento hasta el siglo XX –cuando se irguió como santo patrono de la comunidad gay–, la imagen fue explorada por los artistas como excusa para una investigación sobre la anatomía humana (su iconografía construyó e inmortalizó una nueva belleza masculina) y, a la vez, como símbolo de la agonía y el éxtasis. Símbolo que podía ser cargado una y otra vez, como renovándose a cada paso y jamás agotarse. Tan es así que aún hoy sigue circulando. Acá van algunos apuntes sobre el santo y la flecha.En su última muestra en Sonoridad Amarilla, la dupla de Leo Chiachio y Daniel Giannone volvió sobre el tema: Los Sebastianos es un bordado enorme hecho con agujas-pluma sobre jean que, una vez más, resucita la imagen. Pero esta vez el San Sebastián se desdobla: los artistas se retratan a sí mismos atados al caño del patio escolar (quizás al colegio de monjas al que asistió Giannone y donde dice que tenía que esconder sus bordados, por miedo a que lo tildaran de maricón). Flanqueados, ya no por las ruinas de la antigüedad y las nubes algodonosas del santo de Andrea Mantegna sino por unas flores esplendorosas, multicolores, que rodean a las figuras como terapéuticas flores de Bach que tranquilizan y curan. Y acá, presenciando la escena, no estamos más que nosotros. El dolor de Los Sebastianos es más privado y a la vez, al ser dos, la angustia se atenúa. Con los ojos cerrados y los músculos laxos, las figuras parecen haberse quedado dormidas en medio de su martirio, como acostumbrados a todo eso, o como si las flechas como agujas de anestesia los sumergieran en un sueño reparador. Los cuerpos ya no son aquel cuerpo escultórico de colores terrosos del Renacimiento sino líneas sensuales mezcla de flower power y arco iris gay. Y es inevitable pasar los dedos sobre esos hilos y sentir que descansan como sobre una almohada mientras el tamaño de la tela (2,14 x 1,60 cm), al recordar el de una frazada, invita a meterse debajo.De una popularidad camp llamativa, San Sebastián, el oficial de la guardia pretoriana que en el siglo III fue condenado por el emperador romano Diocleciano por defender el cristianismo, se ha convertido en el mejor afiche publicitario sobre el deseo homosexual y, a la vez, en un retrato prototípico de lo histérico. El guiño erótico a las flechas que lo penetran, su cabeza echada hacia atrás, su boca entreabierta –mezcla de gemido de dolor y placer–, su mirada hacia el cielo, tentadora, como invitando a probar el hilito de sangre que desde la ingle recorre su pierna. Todo traduce la imagen de un hombre embriagado en el placer de su martirio. Y lo más curioso es que este icono homosexual emerge desde el corazón mismo del cristianismo, el antagonista histórico y más feroz del deseo entre personas del mismo sexo. Como una imagen que en el camino pierde su religión.Junto a la Santa Teresa de Bernini, la imagen de San Sebastián es quizás el mayor orgasmo místico (o encubierto) de la historia del arte. Por lo general los símbolos se crían, se desarrollan y mueren. Como una especie. Rudolph Wittkower, mientras trabajaba en el Warburg Institute en Londres por los años ‘30, publicó un estudio donde tomaba la idea de migración como metáfora para entender el movimiento de los símbolos, para intentar una teoría sobre la difusión de las imágenes, de los diseños y de los estilos a través del tiempo y las culturas. La imagen de San Sebastián hamigrado desde lejos. Y el punto es que la fascinación gay con este santo no sólo no decae sino que crece.“Convengamos –escribió Federico García Lorca– que una de las posturas más bellas del hombre es aquélla de San Sebastián.” Se refería a la imagen que pintó Mantegna en 1480, y que hasta el día de hoy sigue siendo la más famosa. Y la mejor: la que muestra al hombre que aún no ha dejado este mundo, que aún se debate por dentro (hay otra, inferior, de Botticcelli de 1473, donde el santo aparece más frío y distante, y el efecto es infinitamente menos conmovedor). Un icono sadomasoquista, un dandy andrógino que ama la muerte como un Mishima cuya belleza florece en el momento de mayor dolor. En el libro San Sebastian: or a Splendid Readiness for Death, Louise Bourgeois, Derek Jarman, Wolfgang Tillmans, Francesco Clemente, Bavo Defurne, Pier Paolo Pasolini, Paul Schrader y Kishin Shinoyama exploran su iconografía. Pero en todos los casos son imágenes del deseo físico una vez que el amor ha sido destilado. Después, el santo tiene sus cameos: en la película Carrie, Sissy Spacek guardaba en su armario una estatua de San Sebastián. Esa madre, fundamentalista feroz, terminaría atravesada por los cuchillos.Hace un mes, el Boston Globe sugirió que, en rigor de verdad, San Sebastián no había muerto atravesado por las flechas de los soldados romanos. Resulta que en el Museo de Bellas Artes de Boston se había encontrado una pintura de Bernardo Strozzi que mostraba a Santa Irene removiendo delicadamente las flechas del magullado cuerpo del oficial, suavemente, como quien retira agujas de acupuntura. Se dijo entonces que San Sebastián no sólo había sobrevivido al flechazo sino que, una vez liberado, se había dirigido nuevamente a desafiar al emperador quien, esta vez, lo había mandado moler a palos y luego lo había tirado en una alcantarilla. Pero se ve que la imagen del santo atado al árbol daba mejor en cámara que la menos glamorosa de un cuerpo deformado por los golpes. Tan buena fue la elección de la Iglesia que por su sola potencia la imagen elegida se les volvió en contra: llegó a cargarse de tal voluptuosidad que los líderes de la Contrarreforma, a comienzos del siglo XVI, decretaron que las pinturas de San Sebastián debían suavizarse para no agitar los deseos pecaminosos de las monjas. La de Chiachio y Giannone es una imagen sobre flechas que atraviesan la carne, construida a partir de agujas que atraviesan el lienzo. Francesco Vezzoli, un artista italiano que recrea telenovelas con actrices a las que se les ha pasado el cuarto de hora, suele incluirse en sus películas y siempre que aparece, aparece bordando. Esa puntada proustiana, esos hilos uno al lado del otro, como los palitos que traza un preso sobre la pared para contar los días que pasan, son tanto para Vezzoli como para la dupla argentina una forma de conjurar el tiempo.El bordado, también, como una escritura silenciosa de los sentimientos. Y ambos –sentimientos y técnica– históricamente asociados al espacio femenino (en sus interminables esperas, las castellanas del Medioevo copiaban en punto de cruz los motivos de las alfombras que sus hombres, entre Cruzada y Cruzada, traían de Oriente) y que ahora, apropiados por los artistas, se vuelven una forma de diálogo interior que lleva una doble misión: reúne a los hombres bajo una comunidad y a la vez los libera de su condición social. Lo que termina siendo, como dice el texto de Viviana Usubiaga que acompaña la muestra, “una historia de amor”. Una obra en donde la dupla se vuelve en sí misma el hilo narrativo. Una historia que tiñe de romanticismo lo erótico: el sexo con amor, tanto mejor. Mientrasen sus manos amorosas el bordado adquiere un toque voodoo: como una forma de meterse dentro de las personas mediante una fina aguja.

Adolescencia y Homosexualidad.


Adolescencia y Homosexualidad.

Todos los niños exploran y experimentan sexualmente como parte de su desarrollo normal. Este comportamiento sexual puede llevarse a cabo con miembros del mismo sexo o del sexo opuesto. A muchos adolescentes el pensar en o experimentar con personas del mismo sexo puede causarles preocupación y ansiedad con respecto a su orientación sexual. A otros, aún los pensamientos o fantasías pueden causarle ansiedad.La homosexualidad es la atracción sexual persistente y emocional hacia alguien del mismo sexo. Es una parte de la amplia gama de la expresión sexual. Durante la niñez y la adolescencia, por primera vez muchos individuos homosexuales se percatan de su homosexualidad y pasan por la experiencia de tener pensamientos y sentimientos homosexuales.


La homosexualidad ha existido a través de la historia y en diferentes culturas. Cambios recientes en la actitud de la sociedad hacia la homosexualidad han ayudado a algunos adolescentes homosexuales a sentirse más cómodos con su orientación sexual. En otros aspectos de su desarrollo estos jóvenes son similares a los jóvenes heterosexuales. Experimentan los mismos tipos de estrés, luchas y tareas durante la adolescencia.Los padres necesitan entender claramente que la orientación sexual no es un desorden mental. Hoy por hoy no se entienden claramente las causas de la homosexualidad. Sin embargo, la orientación sexual no es un asunto de decisión propia. En otras palabras, los individuos no escogen ser homosexuales o ser heterosexuales. No importa cuál sea su orientación sexual, todos los adolescentes tienen la alternativa de escoger la expresión de su comportamiento sexual y su estilo de vida.

A pesar de que el conocimiento y la información acerca de la homosexualidad ha aumentado, los adolescentes todavía tienen muchas preocupaciones. Estas incluyen:
sentirse diferentes a sus pares (amigos o compañeros);
sentirse culpables acerca de su orientación sexual;
preocuparse acerca de cómo puedan responder su familia y seres queridos;
ser objeto de burla y de ridículo por parte de sus pares;
preocuparse acerca del SIDA, la infección por VIH y otras enfermedades de transmisión sexual;
temer a que los discrimen si tratan de pertenecer a clubes, participar en deportes, ser admitidos en universidades y conseguir empleos;
ser rechazados y acosados por otros.

Los adolescentes homosexuales pueden aislarse socialmente, separarse de las amistades y los amigos, tener problemas concentrándose y desarrollar una pobre autoestima. También pueden desarrollar una depresión. Los padres y otras personas necesitan estar alerta a estas señales de angustia, ya que estudios recientes demuestran que los jóvenes homosexuales tienen una elevada incidencia de muertes por suicidio.

Es importante para los padres entender la orientación homosexual de sus adolescentes y proveerles apoyo emocional. Los padres frecuentemente tienen dificultad aceptando la homosexualidad de sus adolescentes por algunas de las mismas razones por las que el joven desea mantenerlo en secreto. A los adolescentes homosexuales se les debería permitir decidir cuándo y a quién revelarle su homosexualidad. Los padres y otros miembros de la familia podrían obtener entendimiento y apoyo de organizaciones como Padres, Familias y Amistades de Homosexuales [Parents, Families, and Friends of Lesbians and Gays (PFLAG)].

Los adolescentes que no se sienten cómodos con su orientación sexual o que no saben cómo expresarla, pueden beneficiarse de recibir consejería. Pueden beneficiarse del apoyo y de la oportunidad de clarificar sus emociones. La terapia también puede ayudar al adolescente a adaptarse a los problemas y conflictos que surjan en el ámbito personal, escolar y familiar. La terapia dirigida específicamente a cambiar la orientación homosexual no se recomienda y puede ser dañina en un adolescente reacio. Puede crear mayor confusión y ansiedad al reforzar los pensamientos negativos y las emociones con las que el adolescente ya está luchando.
Fuente: American Academy of Child and Adolescent Psychiatry.

domingo, noviembre 09, 2008

Los homosexuales para la Iglesia Católica.

Los homosexuales para la Iglesia Católica.


El padre jesuita y teólogo Carlos Novoa sostiene que las personas homosexuales son discriminadas. "La comunidad católica está de acuerdo con la ley de la república que da derechos patrimoniales y seguridad social a las parejas homosexuales, la cual se halla en curso de aprobación en nuestro Congreso Nacional".

“Las (os) homosexuales son hijas e hijos de Dios, sujetos de una radical dignidad e igualdad, y por ningún motivo deben ser discriminados”. Con estas palabras y en muchas ocasiones Juan Pablo II se refirió a los homosexuales.
Para ciencias tan sólidas como la psiquiatría, la psicología, la sexología o la medicina, la homosexualidad no es una aberración, sino simplemente una legítima definición sexual en la cual se hallan muchas personas no por decisión propia, así como en el caso de los heterosexuales.
En esta misma óptica se ubica el Catecismo de la Iglesia Católica, que es la presentación de los principios fundamentales de la fe católica, publicado por Juan Pablo II en 1992: “La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo. Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas.
Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado. … Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales instintivas. No eligen su condición homosexual” (Catecismo de la Iglesia Católica, # 2357 y 2358).
Por desgracia las personas que experimentan atracción sexual hacia su mismo género son tremendamente incomprendidas, discriminadas y hasta perseguidas. Topamos acá con un atávico y secular vicio humano como es el de la discriminación. En un pésimo manejo del ego con frecuencia la humanidad se ha afirmado y se afirma, rechazando todo lo diverso a sí mismo. En otros términos, solo hay cabida para el yo y mis intereses egoístas, todo lo demás no cuenta y los otros deben someterse a mis dictados.
La imposición despótica del ego es una tentación que a todos nos atraviesa, siendo la causa de grandes desgracias a lo largo de la historia de la humanidad y en la sociedad contemporánea como son los gobiernos dictatoriales, las guerras, la pobreza, el machismo, el desprecio por los negros, los ancianos y los enfermos. Frente a este despotismo emerge otra alternativa más sugerente y enriquecedora para todos, como es el camino de salir al otro en respeto y gratuidad, empeñados en el desarrollo recíproco en el respeto de la diferencia. Este camino del otro también llamado la alteridad, nos hace crecer a todos y es la fuente de la auténtica felicidad y realización humana, ya que en él garantizamos que cada cual realice su identidad y no se avoque a la tragedia de vivir la imposición de estilos ajenos. Por ésto la Iglesia Católica defiende a los homosexuales de toda exclusión o rechazo. Esta última realidad dolorosamente hace que el ámbito de la homosexualidad “constituya para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta” (Catecismo de la Iglesia Católica, # 2358). Con más fuerza y contundencia se manifiesta a este propósito el Cardenal Ratzinger, hoy el papa Benedicto XVI, en un documento suyo cuando el era el Prefecto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe en el Vaticano: “Es deplorable que las personas homosexuales hayan sido y sean objeto de una violencia malévola, tanto de palabra como con acciones. Estos desafueros exigen ser condenados por todos los obispos de la Iglesia Católica en cualquier momento y lugar donde estos ocurran. Estos abusos revelan un tipo de discriminación contra las personas los cuales ponen en peligro los más fundamentales principios de una sociedad civilizada. La intrínseca dignidad de cada persona tiene que ser siempre respetada con la palabra, con los comportamientos y con el derecho.
Dichos desafueros conforman auténticos crímenes cometidos contra las personas homosexuales” (CONGREGATION FOR THE DOCTRINE OF THE FAITH, Letter to the bishops of the catholic church on the pastoral care of homosexual persons, Rome, October 1, 1986, www.vatican.va diciembre 14, 2006. La traducción del inglés es mía). De la misma manera se manifiesta el Cardenal Ratzinger en otro texto de su autoría, cuando desempeñaba el mismo cargo: “Según la enseñanza de la Iglesia, los hombres y mujeres con tendencias homosexuales deber ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará respecto a ellos todo signo de discriminación injusta. … La conciencia moral exige ser testigo en toda ocasión, de la verdad moral integral, a la cual se opone … la injusta discriminación de las personas homosexuales” (SAGRADA CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales, Roma, junio 3, 2003, www.vatican.va diciembre 14, 2006).
Según lo expuesto, la comunidad católica está de acuerdo con la ley de la república que da derechos patrimoniales y seguridad social a las parejas homosexuales, la cual se halla en curso de aprobación en nuestro Congreso Nacional. Se trata de un derecho elemental propio de dos personas unidas por el afecto, y que se apoyan durante su vida. Sin duda, desde este ámbito jurídico, es el mismo caso de un hijo que vive con su madre y la apoya en todo hasta su ancianidad y muerte. La ley reconoce a este hijo los mencionados derechos en relación con su progenitora. Confirma lo anterior las declaraciones dadas a los medios de comunicación a mediados del mes de octubre pasado, por el presidente y el secretario de la Conferencia Episcopal Colombiana, los obispos Luis Augusto Castro y Fabián Marulanda, en las cuales ellos afirmaron que para la comunidad católica no era ningún problema la aprobación legal de los derechos patrimoniales y la seguridad social para las parejas homosexuales.
¿QUIÉN ES EL AUTOR DE LA COLUMNA?
Sacerdote Jesuita. Profesor titular de la Pontificia Universidad Javeriana. Doctor en Ética Teológica, Licenciado en Filosofia y Teólogo por la misma Universidad. Docente e investigador de Ética en las Facultades de Arquitectura y Diseño, Derecho, Medicina y Teología del mismo centro universitario. Mágister en Etica Teológica, Pontificia Universidad Gregoriana, Roma, Italia. Profesor de ética en la Escuela Superior de Guerra de las Fuerzas Militares de Colombia. Ha publicado siete libros y más de cuarenta artículos en revistas especializadas.

TERRORISMO–CRACIA

TERRORISMO–CRACIA
(de un Uribe positivo)

Las apreciaciones de León Valencia y Antonio Caballero, acerca de la decisión del gobierno de destituir masivamente a los militares implicados en numerosas ejecuciones extrajudiciales, son sin duda más inteligentes que las mías.

Mientras ellos, como una forma de enfrentar al gobierno a sus contradicciones e inducirlo a ser artífice de su propia transformación, aplauden la medida, yo, en cambio, carente de esa finura interpretativa y de su optimismo político, insisto en que a Uribe no tenemos que agradecerle ninguna ‘sinceridad’ ni ‘valentía’ por remover a los militares.

Y no sólo porque la decisión no ha sido suya, sino una exigencia de los hechos (caso contrario aún seguiría negándolo, como incorregiblemente lo ha hecho por años), sino porque la ‘ejecución extrajudicial’, tal como lo he dicho antes, es una práctica alojada en la naturaleza misma del gobierno de Uribe.Tanto lo es, que la solución que nos propone es un regaño infantil a la tropa, instándole ahora a la captura inmediata de los alias ‘cuchillo’ y el ‘loco’. Es decir, para él la gravedad de la situación tiene solución encubriendo un ‘positivo’ con otro, hasta que hagamos de Colombia una montaña de cadáveres.

Mil veces ha ordenado Uribe explícitamente, con recompensas y con gritos, exterminar a los ‘terroristas’, ‘pegándoles una matada’, cortándoles las mano, invadiendo territorio extranjero, o, como mínimo, dándole trompadas en la cara.

Vengativo mandato que ha sido muy bien entendido y admirablemente cumplido, por las fuerzas del orden y por cada uno de los habitantes del país, en cuyas calles y hogares la violencia, visible e invisible, arrecia, glorificada por un mandatario cuya promesa cotidiana es la muerte.¿Con qué cara se quiere acusar ahora a los obedientes matadores?...El aspecto que, insisto, debemos denunciar y no perder de vista en cada análisis, es considerar (siempre) que desde el momento en que se hizo elegir Presidente con el respaldo de las fuerzas políticas y económicas vinculadas al paramilitarismo, el destino de Uribe no sólo ha sido mentir, confundir a la opinión y atacar a la justicia, sino mantener el incontenible río de ‘positivos’ que le ofrece la venerable guerra, de la cual se ha convertido en reo, inevitablemente.

Es eso lo que ha hecho Uribe durante sus seis largos años de gobierno: alimentarse de resultados, de cadáveres, sin importar que los ‘positivos’ de la guerra sean infinitamente menores que los ‘negativos’ que arroja la pobreza: los primeros se pueden mostrar, los segundos no, a menos que por arte de magia (arte de las balas) repentinamente se conviertan en ‘positivo’.

De ahí que en su ansiedad el gobierno haya querido integrar a las fuerzas militares, a la sociedad civil y a la misma guerrilla, a su cartel personal de delatores y exterminadores.Sabe que sólo arropado de guerra y ‘positivos’, falsos o verdadero, puede mantener, como cualquier Videla, Pinochet o Hitler, su magnetismo de ‘combatiente’ frente a la opinión, y a la justicia a distancia (no por mucho tiempo, esperamos, como cualquier Videla, Pinochet o Hitler).Pero sucede que lo que nos hace falsamente fuertes, es una debilidad: de tanto ocultar los propios excesos y mentiras en la figura de un enemigo, Uribe ha generado con las Farc y la violencia una relación de dependencia.Y es la destrucción de esa hermandad el arma mortal que tienen las Farc, cuando decidan usarla a fondo. Si es que quieren vencer para bien de todos, no para el bien suyo o el de Uribe.


DE TRABAJO Y TERRORISMO ESTÁ HECHO EL HOMBRE

En su apurada escapada hacia delante, el gobierno se ha propuesto trabajar, trabajar y trabajar; jamás pensar y analizar, manía de ‘terroristas’, siempre propensos a buscar razones y a historizarlo todo. La inteligencia de Uribe es avestruciana: obligado a reaccionar a coyunturas con mediatísmos, teme que en un segundo de lucidez colectiva se puedan iluminar las raíces de la guerra y del proyecto de ‘refundación’ paramilitar que él mismo regenta.

Así, cuando el colérico lobo que tienen amarrado en la ‘Casa de Nari’ logra mostrar sus orejas aceptando visitas criminales o ejecutando inocentes, Uribe aplica una doble estrategia:Primero inculpa y destituye, en masa y espectacularmente, a sus más próximos colaboradores (fusibles, le llaman); para inmediatamente después expresar la sospecha de una oscura mano ‘terrorista’ en los hechos, empecinada en desacreditar al gobierno (teoría del ‘ogro’, le llaman).Indicios que nunca ha podido sustentar, simplemente porque, resuelto a enemistarnos a todos contra todos como principio de gobernancia, es él quien, en el intento de encubrir su propia historia entre el pánico colectivo y las fortuitas demonizaciones, ejerce de ‘terrorista’.

En este punto, y disculpando siempre nuestra ‘inteligencia inferior’, preguntamos: ¿qué es, entonces, el famoso ‘terrorismo’?...Les confieso que alguna vez tuve la duda de ser ‘terroristas’ sin percatarme, igual que los incautos analfabetas de Soacha, que murieron por esa causa y nunca lo supieron.

Sin embargo, ahora que reconozco en el llamado ‘terrorismo’ una escenificación, que, según convenga, puede llamarse Farc; paramilitares; narcotraficantes; funcionarios del DAS; pobres y desempleados; indigentes y limosneros; militares que matan pobres, indigentes y limosneros; indígenas que marchan; sindicatos en huelga; columnistas y académicos; puedo decir que me siento más tranquila entre tanta compañía: ¡los terroristas somos todos!.Uff, que descanso…Y mientras la peligrosa erudición de José Obdulio resuelve ese dificilísimo encargo etimológico, quizá lo mejor que podamos hacer, para bien de nuestra integridad, es acompañar a Juan Manuel en sus oraciones para que las benditas Farc no se acaben nunca, y así las fuerzas del orden siempre tengan alguien a quien lapidar, antes de considerarnos a nosotros en su lista.Aunque en esta terrorismo-cracia, la notificación es cuestión de tiempo.

Marlene Singapur

miércoles, septiembre 03, 2008

Seré gay?


Este articulo informativo solamente pretende tratar de aclarar algunas dudas sobre la homosexualidad, sobre quienes somos y si es un error el hecho de que seamos como somos. Esto debido a los últimos repuntes religiosos que han habido con respecto al hecho de ser homosexual.


¿Soy gay? ¿Se nace siendo gay? ¿Se puede dejar de ser gay?


¿Soy Gay?
Muchas personas tienen sentimientos hacia otros del mismo género, y se preguntan si esto significa que sean gays. Para muchos, estos sentimientos pueden ser muy intensos y alienadores. Algunas personas que se sienten atraídas a otras personas del mismo género son gays y sostienen relaciones sexuales con personas del mismo género. Pero otras personas que experimentan sentimientos gays descubren que estas emociones cambian con el tiempo y que terminan sintiéndose más atraídos por el otro género.
Otras personas se sienten igualmente atraídos por hombres y mujeres a la vez, y mantienen relaciones (sexuales o no) con ambos. Algunos no sienten ningún tipo de atracción por nadie y se preguntan si esto es una señal de homosexualidad. A menudo es el mismo tiempo el que se encarga de responder estos sentimientos. Si crees que puedes ser gay y que necesitas hablar con alguien al respecto, lo más probable es que busques ayuda de algún psicólogo, psiquiatra o terapeuta profesional que pueda ayudarte a entender mejor lo que sucede, no por el hecho de que tengas algún problema psicológico sino porque estos profesionales están capacitados para darte muchas respuestas que quizás estés buscando.

¿Cuándo sabe uno que es gay?
No existe una respuesta sencilla o estándar para esta pregunta, ya que varía de persona a persona. Generalmente se puede decir que ser gay no es algo que una persona desarrolla repentinamente, y puede que no sea algo que desde el inicio sepan como identificar. Estudios publicados en 1996 mostraron como los jóvenes gays entrevistados describían el conjunto de emociones que gradualmente les hizo sentirse “diferente” de alguna forma, y del conjunto de sentimientos que ellos creían que cualquier adolescente debería tener.
"Yo pensé, bueno, esto es solo una fase. Tarde o temprano voy a empezar a ver a las mujeres atractivas, pero nunca sucedió. Mientras veía a los hombres más atractivos, y todavía no me sentía atraído por las mujeres, pensé, mierda, soy gay. Y fue un verdadero impacto cuando me di cuenta". - Juan -
Eventualmente todos los que son gays se dan cuenta que no solo se sienten atraídos sexualmente a miembros de su mismo género, sino que esta atracción no es transitoria. El hecho de darse cuenta sobre esta realidad puede llegarnos a cualquier edad de nuestras vidas. Algunos lo mantienen en secreto, mientras que otros deciden “destaparse”.

¿Es la homosexualidad una fase que viven los jóvenes?
Para algunos es un sí, pero para otros un no. Algunos incluso no tienen su primer contacto homosexual sino hasta bien entrada la madurez. En una encuesta realizada en Gran Bretaña en los años 90, casi el mismo número de mujeres reportaron que su primera experiencia homosexual había sucedido durante las edades de 20 a 30 años. Pero existe evidencia de que para algunas personas las experiencias homosexuales pueden bien ser parte de una fase experimental o transitoria durante los años de juventud. Esto es raras veces sorprendente dado el hecho de que la adolescencia es un período de cambios en el cual mucha gente descubre quienes son y que desean para sus vidas ulteriores. Este tipo de comportamiento es perfectamente normal.

¿Se nace siendo gay? ¿Qué hace que la gente sea gay?
"Una de las cosas que recuerdo pensar bastante fue… ¿Por qué soy así? ¿De quién es la culpa?" - Julián -
No existe una respuesta sencilla a esa pregunta, ¿Nacen algunos siendo gays o lesbianas? Hay algunas teorías que enfatizan las diferencias biológicas entre los heterosexuales y los homosexuales adultos, sugiriendo que las personas nacemos con una sexualidad determinada desde el nacimiento.
En 1993, el investigador norteamericano Dean Hamer publicó un trabajo que parecía probar que la orientación homosexual podía ser transmitida genéticamente a los hombres a través del cromosoma X, el cual obtienen de sus madres. Sin embargo, cuando se duplicó el estudio este no produjo los mismos resultados. Un estudio subsecuente en el cual Hamer colaboró tampoco logró respaldar sus hallazgos iniciales. Un estudio más reciente publicado en Abril de 1999 por George Rice y George Ebers de la Universidad del Oeste de Ontario arrojó dudas con respecto a la teoría de Hamer. La investigación de Rice y Ebers también realizó pruebas en la misma región del cromosoma X en una muestra mucho mayor de hombres gays, pero también falló al tratar de encontrar el mismo “marcador” que la teoría de Hamer había producido. Existen aseveraciones sobre el hecho de que el hipotálamo tiene un rol esencial al determinar la definición de la orientación sexual, pero esto carece de alguna explicación científica substancial. Por los momentos se presume generalmente que las explicaciones biológicas sobre la sexualidad son insuficientes para arrojar luz sobre la diversidad de la sexualidad humana.
¿Cómo puede la ciencia decirte quién eres? Digo, he tenido novios, y fui feliz con ellos, tuve novias y pude haber tenido novios de nuevo. Si es un “gen gay” lo que tengo ¿Se apaga y se enciende solo en mi cabeza? No se siente como si fuera biología, se siente como se siente el amor. - Pablo -
Las explicaciones psico-sociales ofrecen una variedad de factores que podría contribuir al desarrollo de la homosexualidad de una persona. Por ejemplo, una crianza dominada por una madre en el pasado de un hombre gay, existiendo la ausencia de un modelo masculino a seguir. Otros enfatizan la adherencia o desviación fuera de la conformidad de los roles de género. Mientras que ninguno de estos factores responden completamente por sí solos la pregunta ¿Qué causa la homosexualidad?, dejan por fuera algunas cosas. Por ejemplo, los jóvenes gays y lesbianas no son heterosexuales “fallidos”. También, según estadísticas las parejas homosexuales son generalmente del mismo grupo etario (edades) desterrando la posibilidad de que los jóvenes gays son “convertidos” por personas mayores.
Lo que está claro es que el comportamiento humano se ve influenciado por el ambiente familiar, sus experiencias y su sentido de pertenencia. Las concepciones que tenemos sobre el sexo y el género se ven formadas inicialmente por los valores familiares. Subsecuentemente, estas creencias pueden ser moldeadas por experiencias sexuales placenteras o incómodas así como también moldean nuestras escogencias de compañeros sexuales o de actividades sexuales. A lo largo de nuestras vidas la percepción de quiénes somos y qué somos tiene un fuerte impacto sobre el desarrollo sexual y las experiencias vividas.
¿Se puede dejar de ser gay?
Existe en la actualidad un apoyo generalizado hacia la creencia de que la sexualidad viene pre-determinada y que se puede cambiar con el tiempo, o permanecer estática. Sin embargo, muchas personas se siente interesadas en saber si la sexualidad puede ser alterada meramente por el deseo de una persona por cambiar. Las organizaciones que ayudan a los homosexuales a cambiar su sexualidad pueden ser divididas de manera general en aquellas que usan métodos psicológicos “reparatorios” y en aquellas que usan métodos religiosos “sanatorios”.
Algunos creen que la homosexualidad es una enfermedad y aseveran que puede (y que debería) ser curada. Muchas de estas “curas” revolotean en torno a terapias psicológicas (a menudo llamadas “terapias reparatorias”) las cuales se esfuerzan en re-orientar la sexualidad homosexual hacia la heterosexual. Aunque la existencia de datos científicos evaluables es muy mínima, lo que si se encuentra disponible parece indicar que este tipo de terapia es totalmente ineficiente. La Asociación Americana de Psicología (APA por sus siglas en Inglés), siendo la asociación de psicólogos más grande del mundo ha establecido que:
La homosexualidad no es un desorden mental y la APA se opone al hecho de mostrar a las personas lesbianas, gays y bisexuales como enfermos mentales in en necesidad de tratamiento debido a su orientación sexual.
Algunos grupos religiosos afirman que la homosexualidad es pecaminosa y que está en directa oposición a la Biblia y otros textos religiosos. Como en el caso de la terapia reparatoria, la evidencia observable y estudiable sobre la sanación y técnicas de oración usadas ha sido mínima o casi nula. La evidencia a la que se puede tener acceso sugiere que estas técnicas se restringen en tres áreas:
Convencer a los bisexuales a que limiten sus actividades hacia los miembros del sexo opuesto.
Convencer a los homosexuales a llevar una vida en celibato.
Convencer a los hombres gays y las lesbianas a intentar mantener relaciones heterosexuales mientras que repriman sus orientaciones homosexuales.
Dos fundadores (no mencionados por respeto a sus identidades) de un ministerio establecido para “sanar” homosexuales afirmaron que sus programas resultaron ser “ineficientes”… ninguna persona fue “sanada”.
Recientemente el tema del cambio de la orientación homosexual ha sido llevado a terrenos políticos en Estados Unidos. Aunque esto se deba parcialmente a una carencia de tópicos políticos por debatir en Norteamérica, el tema de “curar” la homosexualidad ha capturado aparentemente la imaginación de muchos norteamericanos. Páginas completas con publicidades controversiales publicadas por organizaciones políticas cristianas han aparecido durante tres días continuos. Los anuncios, que promueven firmemente la teoría de que la homosexualidad puede ser cambiada a través de la fuerza de voluntad aseguran que “miles de personas están abandonando sus identidades homosexuales por el celibato, e inclusive por el matrimonio”.
Esto parece haber sido iniciado por una alocución de un líder del Senado norteamericano en 1998 que describía a los homosexuales como personas enfermas que podían ser curadas - pero solo si desean ser curados.

lunes, agosto 11, 2008

Salir del Clóset... y no morir en el intento.

Salir del Clóset... y no morir en el intento.
Muchos me han preguntado cómo hacen para “salir del closet” y siempre mencionan el hecho de revelar su orientación sexual ante la familia o amigos y siempre caen en el mismo temor de ser rechazados.
Salir del closet es un proceso, debe ser un proceso gradual. Es muy común que uno “se destape” con un amigo cercano o con algún miembro familiar con el cual se tenga la confianza, y se suele esperar un tiempo más prudencial para continuar con otras personas. Algunas personas se destapan en sus trabajos pero no en su casa, o viceversa. Por ende, uno no se “destapa” y ya ha cumplido su labor, siempre viene la decisión de hacerlo con cada nueva persona que se conoce o en cada nueva situación que se presente en la vida.
También es muy común escuchar el término “destaparse con uno mismo”, queriendo decir con esto que uno debe reconocer que es gay, lesbiana, bisexual o persona trans. Creo que este sería el primer paso en todo este proceso que les menciono; y siempre conlleva a una búsqueda interna de nuestros deseos y expectativas en la vida. Apuesto que muchos han pasado por esa etapa inicial antes de “salir” en donde pensaron que solo pasaban por una etapa, o que su conducta podría ser algo maleable y que podría cambiarse. Muchos incluso rechazaron sus propios sentimientos por motivos sociales, morales o religiosos. Este proceso debe siempre comenzar con una auto aceptación.
Para aquellos que deseen indagar más sobre estas etapas, les recomiendo buscar esta traducción que existe sobre el modelo que actualmente se usa con mayor frecuencia. Se le denomina CASS IDENTITY MODEL (Modelo de Identidad de Cass) ya que fue establecido por Vivienne Cass en el año de 1979.
No hay una edad para “salir” pero para aquellos que lo descubren a temprana edad y que viven en hogares muy castrantes y represivos, les recomiendo que luchen por su identidad, procuren hacerse de un futuro económicamente solvente y lo más pronto posible y a medida que las circunstancias de vida lo permita, convertirse en personas independientes económicamente. ¿Por qué digo esto? Porque el mayor temor siempre es: "que mi mamá y mi papá me rechacen y me boten de mi casa". Siempre considero que se espere un tiempo prudencial en donde ustedes mismos se conozcan más a fondo, cuando llegue el momento, y sepan que pueden seguir con una vida independiente de los padres entonces van y les dicen. Otras personas ni siquiera ven la necesidad de ello, ya que viven en hogares más tolerantes ante estas situaciones. No olvidemos que ningún padre o madre quiere que su hijo o hija sufra, y muchos ven el estilo de vida gay plagado de sufrimientos.
Sé que no es fácil, pero lo importante es centrarse y establecer prioridades en sus vidas. Lo ideal es mantenerse honesto con un mismo. No siempre se debe usar la identidad sexual como carta de presentación, nadie anda por ahí diciendo: ¡Hola! me llamo Julia Patricia y soy homosexual…
Nuestras amigas de www.lesbicanarias.es han realizado un muy buen artículo al respecto, que aunque se orienta más a las lesbianas, bien podría aplicarse a los hombres. Ofrecen buenos consejos de lo que deberías o no deberías hacer al momento de salir del closet.
Espero que este pequeño artículo haya servido de alguna forma a aquellos que tanta ansiedad les produce el hecho de “Salir del Closet”.

Ser marica... cuestión de hombres.

Ser marica, cuestión de hombres.

Por Manuel Velandia.

Lea texto completo en http://www.semana.com/wf_InfoBlog.aspx?IdBlg=29

En los años 40 en Bogotá, Colombia, a los homosexuales se les llamó "Josefinos"; posteriormente, en los 60 se les denominó "de ambiente"; un poco mas tarde, en los 70, se puso muy de moda entre los homosexuales llamarse a sí mismos "gay"; muy a finales de los 80 y el inicio de los 90 se introdujo la moda de denominar a los heterosexuales "straight". ¿Si el heterosexual es "straight", yo soy torcido? Tan sólo se explica lo que es extraño, diferente, anormal, lo que no es la maravillosa heterosexualidad. Si ustedes consultan cualquier libro sobre la sexualidad que explique las orientaciones sexuales encontrarán que más del 75% de sus páginas se dedican a la homosexualidad, un 15% a los y las bisexuales y el porcentaje restante, a las lesbianas; porque ellas por ser mujeres "no existen" y no requiere explicación aquello que no existe. Los heterosexuales parecieran ser el modelo que no requiere explicación. No soy un gay, aun cuando semánticamente la palabra tenga existencia en español. En inglés gay, en su significado primigenio, es alegre, divertido y a partir del movimiento de Stone wall, en 1969 se le agregó la connotación militante a la idea de lo gay. No uso la palabra gay porque como acto político de resistencia, en el movimiento homosexual colombiano, decidimos usar la palabra "guëis", para referirnos a esos militantes homosexuales. Se pronunciaba y escribía tal y como un hispano-parlante común y corriente como usted o yo, lo haría. Tampoco soy gay, porque cuando pienso en mi amor por otros hombres no siempre me pienso como un sujeto político (...) No soy un homosexual porque (...) yo, no soy un enfermo, tampoco lo considera así la Organización Mundial de la Salud (OMS). La palabra "homosexualidad" sugiere muchas cosas distintas, (...) Soy una marica, (...) "Soy una mariquita": la más minúscula de todas, no por bajita, sino porque deseo reivindicar en mi a la más excluida de todas las excluidas, la "loca mariquita". Soy "loca" (...) "soy una loca mariquita". (...) Usted puede denominarme como guste, esa es su decisión, que la mía es ser feliz, y eso es lo que soy.

miércoles, julio 09, 2008

El Rey Midas


El Rey Midas

"Notas de Juan Cendales"


Cuentan que por allá en las calurosas tierras de las mariposas amarillas y las ursulas voladoras existe un hombre extraordinario, un ser de inteligencia superior y abstracta que todo lo que toca se convierte en oro.

Ante el roce de sus manos pías unos computadores vulgares, comunes y corrientes, se transformaron en fantásticas maquinas indestructibles, con la capacidad de la mutación y la transformación de los millones y millones de datos que podían contener, tantos como ninguna otra maquina en ninguna otra parte del universo.

Bastó que su mano maravillosa se posara en los hombros de unos temibles asesinos, descuartizadores de oficio, paramilitares de ideología y narcotraficantes por costumbre, para que se convirtieran en “héroes de Tolobà”, “Héroes de Nutibara” y de otras ordenes similares que recibieron honores en la casa de las leyes supeditada al príncipe encantado. Otros se convirtieron en embajadores, cónsules o ministros.

Y también cuentan que este maravilloso Rey encantador y encantado logró convertir la compra de unos secuestrados a uno de sus captores, en la más fantástica y extraordinaria acción militar jamás realizada en la tierra. La hazaña de su Centurión Juan Manuel hizo palidecer de envidia a Carlomagno, a Julio César y a Pompeyo.

Ave Álvaro! Rey del universo. Príncipe sin pecado concebido.

Dedicado a "Uribio" mi paráco preferido


Pdta: Lo peor de este cuento es que este estúpido quiere que otro montón de estúpidos lo reelijan por segunda vez.
... y luego dicen que el m%&*~$ es uno !!

viernes, junio 27, 2008

Dr. Krápula - "Bam"

Éste es un fantabuloso video, muy acorde a nuestra "Democrática realidad"


No más "BAM" ilustrícimo señor Presidente y demás "para - secuaces - politiqueros".

sábado, junio 07, 2008

Eating out 2: Sloppy seconds.



Eating Out 2: Sloppy Seconds

Estados Unidos, 2006.
Director: Phillip J. BartellReparto: Jim Verraros, Emily Brooke Hands, Rebekah Kochan, Marco Dapper, Brett Chukerman, Scott Vickaryous, Adrian Quinonez, James Michael Bobby, Joseph Morales, Jessie Gold, Sarah Lilly.

Sinopsis:

Después de los sucesos de la primera parte, Kyle (Jim Verraros) y su novio Marc (Brett Chukerman) deciden separarse debido a los numerosos ligues de Marc, y mientras éste comienza a salir libremente con nuevos chicos, Kyle vive su “duelo” de diferente manera, hasta que decide ligarse a Troy (Marco Dapper), un guapísimo modelo de desnudos recién llegado a la ciudad.

Aconsejado por sus amigas Gwen (Emily Brooke Hands) y Tiffani (Rebekah Kochan), Kyle se hará pasar por hetero para conquistar el corazón de Troy, con lo que acabará apuntándose a una asociación para ex-gays y se hará novio de Tiffani. Pero Marc, el ahora ex-novio de Kyle, decide su propia estrategia: quedarse con el modelo mostrando su lado más gay y ayudado por Gwen.

Lo que Marc y Kyle no saben es que mientas ambos estén con Troy solo estarán pensando el uno en el otro. Y todos juntos emprenderán un plan para destruir la asociación de ex-gays que esta poblando el campus.
*** Cuando supe que harían una secuela de Eating out, tuve sentimientos encontrados, ya que por un lado, la primera parte me había gustado mucho, en especial por la presencia del guapísimo Ryan Carnes, y por otro lado, no quería que una comedia tan fresca y deliciosa la echaran a perder por razones de mercadotecnia, eso sin contar que Ryan no estaría en la segunda parte. Sin embargo, al verla cambié totalmente de opinión, pues coincido con los críticos y los fans en que la segunda parte es muy superior a la primera, ya que vemos una historia más elaborada, más personajes y mejor diseñados, y por si eso fuera poco, ni siquiera hay tiempo de extrañar la presencia de Ryan Carnes pues el director sorprende con la magnética presentación del increíblemente guapo Marco Dapper, a quien le auguro una gran carrera, tan grande como su… talento.
La parte cómica está perfectamente representada por las chicas, las cuales se llevan las mayores carcajadas por sus ocurrencias, en especial Rebekah Kochan, quien hace de Tiffani un personaje difícil de olvidar. Brett Chukerman tiene la difícil tarea de suplir a Ryan Carnes, y si bien no logra llenar sus zapatos, es una grata sorpresa también, mientras que Jim Verraros de verdad se luce como protagónico. En resumen, es una verdadera sorpresa ver que una secuela puede ser mejor y más divertida que una primera parte, y no tengo dudas en decir que se convertirá en la película favorita de muchos.
Ahora solo nos queda esperar a ver la secuela de “Another Gay Movie” (de la cual tambien hago la respectiva sinopsis), para saber si resultará tan bien lograda. Sexy, romántica y muy, muy divertida. ¡Buenísima!

Eating out 1

Eating out 1
Estados unidos - 2004.

Dirección y libretos: Q. Allan Brocka.
Música: Dominik Houser.
Fotografía: Keith J. Duggan.
Reparto: Jim Verraros, Ryan Carnes, Scott lunsford
, Emily Stiles, Rebekah Kocham, Jillian Nusbaum, Billy, Shepard, Tyler Roberts, Stafford Williamson.
Productora: riztical Entertainment.

El camino más rápido al corazón de una chica es a través de su mejor amigo gay...

A Caleb (Scott Lunsford) un atractivo joven hetero, le gustan las chicas agresivas como Gwen (Emily Stiles), pero a ella le gustan los chicos gays.

Kyle (Jim Verraros) quién es el compañero de apartamento de Caleb, idea un extrañisimo plan para que su buen amigo logre conquistar a la rubia excentrica. La idea es que Caleb se haga pasar por homosexual para impresionar a Gwen.

Pero no cuentan con que ella también tiene sus aires de Celestina, y ha pensado que Caleb sería el chico ideal para su compañero de apartamento gay, Marc (Ryan Carnes). Kyle no verá con buenos ojos cómo se desarrolla su plan, pues a él es a quien le gusta Marc. ¿Quién se quedará con quién? Un filme ganador de varios premios a la mejor película y premios del público en varios festivales "menores".

Muy buena para pasar un momento divertido y recrear un rato el ojo, pues los protagonistas son muy, pero muy guapos y de excelentes fisicos.

Me encantó y disfruté de esta buena comedia ligera.



viernes, mayo 23, 2008

Una pareja igual a todas !!!


Tómo como ejemplo de esta nota a dos de los miles de gays beneficiados por el reconocimiento que realizó la Corte Constitucional sobre el derecho que tienen las parejas del mismo sexo a la pensión de sobreviviente. Era la primera vez que Vicente y Alejandro* se acercaban a esta organización (Colombia Diversa) o a alguno de sus integrantes. Su espontánea visita fue motivada por la felicidad del reciente fallo “y para felicitar y agradecer a sus primeros promotores”, como expresaron.
Dos hombres simpáticos, amables, alegres y cálidos. Hace 27 años son una pareja: se aman, se conocen, se acompañan, se cuidan y se alegran la vida mutuamente. Vicente tiene alrededor de 75 años y Alejandro, cerca de 50 años de edad. Después de un rato de verlos y de conversar con ellos, se puede entender que si en Colombia parejas tan gratas y ejemplarizantes como las de ellos fueran más visibles ante el común de la gente, quizá no habría tanta sorpresa y escándalo ante la existencia de gays y lesbianas.
Un amor, como de novela
“Nos conocimos en un día de paro de buses”, inicia Vicente con la sobrecogedora ternura que produce el recuerdo de la primera mirada y el primer silencio entre dos personas que habrán de amarse por siempre. “Nos conocimos en 1981, hace 27 años, cerca del Centro Internacional, en Bogotá. Pasaba con mi carro cuando vi a un muchacho que me llamó mucho la atención; di la vuelta a la manzana, regresé al mismo punto, él continuaba ahí y, entonces, lo saludé por primera vez. Nos enamoramos desde el comienzo”.
No obstante, su pareja de tantos años ha costado ene mil luchas: para mantenerse juntos a pesar de una sociedad que rechaza, discrimina, no quiere, le molesta y, en muchos casos, diera hasta lo imposible por separar por siempre parejas como las de ellos: parejas del mismo sexo.
Alejandro también recuerda aquellos años: “Comenzamos con un apartamento muy pequeño. Entonces, trabajamos juntos, nos apoyamos, hasta que paulatinamente fuimos consiguiendo más cosas para los dos. Así mismo, nos hemos apoyado mutuamente y en todas las circunstancias”.
El comienzo fue el más difícil, según cuentan uno seguido del otro y, a veces, incluso los dos al mismo tiempo, encontrándose sobre las mismas palabras, cuando se habla de las emociones más sentidas. “Antes era más difícil, porque en ciertas situaciones teníamos que ocultarnos más como pareja, para poder, precisamente, estar juntos”.
Alejandro recuerda que cuando todavía no existía ningún reconocimiento a las parejas del mismo sexo, llegó a la desesperación por ejercer su derecho de estar junto a Vicente en momentos críticos, como en las oportunidades en las que ha estado delicado de salud. Los hospitales eran algunos de esos sitios donde no se podía alegar el vínculo de pareja permanente, del mismo sexo, para tener el derecho de visitar y tener información sobre el estado de salud y los procedimientos médicos sobre el paciente. Ni siquiera en el caso de una pareja que ya pasaba los veinticinco años de permanecer juntos, uno al lado del otro.
“Cuando, por ejemplo, Vicente tuvo un problema muy complicado en el corazón y tuvimos que ir de urgencias al hospital, incluso me disfracé y me hice pasar por su médico para que me dejaran entrar a cuidados intensivos a verlo. Así, pude pasar todo el día con él”. Otra historia similar de angustia e ingenio cuentan cuando, en otra ocasión, a Vicente le practicaron una delicada operación en la columna: “No sé cómo lo logró, pero lo primero que vi al despertar fue la cara de Alejandro”.
No obstante, después del primer fallo de la Corte, que reconoció la unión marital de hecho entre parejas del mismo sexo, “en los hospitales nos respetan más, cuando decimos que somos pareja”.
Celebrando su nacimiento
Según cuenta, la pareja ha celebrado con inmenso júbilo cada uno de los tres reconocimientos que hasta ahora se han dado en el país en materia de derechos humanos de parejas del mismo sexo: el 7 de febrero de 2007, sobre la unión marital de hecho y los derechos patrimoniales; el 3 de octubre de ese mismo año, sobre el derecho de afiliación a la seguridad social en salud y, el 17 de abril de 2008, sobre el derecho a la pensión de sobreviviente.
“Como seres humanos que han vivido siempre vulnerados por la exclusión, sentimos que estos reconocimientos son como una tabla de salvación, una razón más para volver a empezar….Es que hasta nos sentimos como dos niños chiquitos, porque es como si naciéramos, esta vez como ciudadanos de primera” explica Alejandro.
“Nos sentíamos iguales a las demás personas”
Tal vez nada recuerdan con tantísima alegría como el día en que se reconoció en Colombia, la unión marital de hecho y los derechos patrimoniales de las parejas del mismo sexo.
Fue tanta la emoción que decidieron celebrar con un viaje. “El día en que salió en BBC World la celebración porque Colombia era un país más justo y equitativo; entonces, nos fuimos a asolear, como a una especie de “luna de miel” a Curazao. La dicha comenzó en el avión donde por primera vez nos sentíamos como las demás parejas, iguales a todo el mundo, ciudadanos, con derechos… Era una actitud de vida… Era maravilloso: ver a la gente como igual”
Así mismo, lo que más celebraron sobre ese reconocimiento en sus vidas, ocurrió el día de su declaración como pareja de hecho, en la Notaria 76: fue la naturalidad, el tranquilo y espontáneo tratamiento que recibieron de los demás.
“Cuando nos fuimos a registrar en la notaría- recuerda Alejandro, llegamos con cierta desconfianza. Incluso primero avancé sólo para explorar un poco antes, porque no quería someter a Vicente a ninguna posible experiencia desagradable. Pero desde el celador, hasta la recepcionista y las demás personas de la Notaría, nos trataron como las demás personas: con total naturalidad y respeto”.
* Nombres ficticios para proteger su verdadera identidad

martes, abril 22, 2008

Dedicado a los "Parapolitiqueros Colombianos".



*** Aunque este tema es algo viejito y mexicáno, en las actuales condiciones de nuestra "parapolítica Colombiana" cobra plena vigencia. Dedicado a "Uribio" y sus secuaces.

sábado, marzo 22, 2008

300 La película.


300 es una película dirigida por Zack Snyder(2007)y es una adaptación de la novela gráfica de Frank Miller sobre la Batalla de las Termópilas.

Aventuras históricas de corte épico... 300 es la recreación de un suceso histórico que ha pasado a la leyenda como prototipo del acto heroico. En el 489 a.C., apenas tres centenares de soldados espartanos, acaudillados por el rey Leónidas, frenaron el avance de decenas de miles de tropas persas bajo el madno del Emperador Jerjes, el monarca más poderoso del planeta. Para conseguirlo, los espartanos entregaron sus vida en la defensa del estreho paso de las Termópilas, donde la superioridad numérica persa quedada reducida a su mínima expresión, pero con ello consiguieron una ventaja estratégica para el ejército griego que facilitaría la posterior derrota de los persas, preservando así la civilización occidental de los bárbaros asiáticos.

La película comienza contando la infancia de Leónidas I y de su entrenamiento para ser el próximo rey. Porque,- como todo espartano-, como esclavo o como rey, debía cumplir la ley.

La película hace cobrar vida a la aclamada novela gráfica de Miller (Sin City) al combinar la acción real con fondos digitales que reproducen su marcada visión de este antiguo cuento histórico.

Sobre el cómic:

Frank Miller tenía la Batalla de las Termópilas grabada a sangre y fuego desde que en su infancia vió la película El León de Esparta (The 300 Spartans, 1962), que fue una de sus grandes influencias de la infancia, por lo que cuando se consideró capacitado para ello, dedició dar su propia interpretación de aquel hecho. Así, Miller haría en el cómic algo equiparable a lo que el director Ridley Scott hizo poco después con la película Gladiator (2000): una obra que retomaba un género totalmente abandonado en Estados Unidos (el histórico), y lo hacía a lo grande, de la mano de un autor ya plenamente consgrado, y con excelentes resultados. Siguiendo la analogía, y como pasó con Gladiator, la industria saludó la osadía con una salva de premios; en los Premios Eisner de 1999, 300 arrasó con tres de los premios más importantes: Mejor Serie Limitada, Mejor Guionista/Dibujante y Mejor Color. Es decir, algo así como si hubiera ganado el Óscar a la Mejor Película, el Mejor Director y la Mejor Fotografía. En españa, se llevó el Premio a la Mejor Obra Extranjera en el Salón del Cómic de Barcelona de 1999.
Publicada en EEUU por Dark Horse como miniserie de 5 comic-books entre mayo y octubre de 1998, Miller concibió cada doble página como si fuera una sola plancha. Su posterior recopilación en libro de tapa dura (formato elegido directamente para su publicación en Europa) convierte esas dobles páginas en páginas únicas en formato apaisado, por lo que ya desde su misma presentación física, 300 es un cómic atípico.

Una escuadra de mensajeros persas llega a Esparta a caballo, antes de que estalle la guerra, pero son muy bien recibidos.
Si bien 300 ha suscitado críticas de falta de rigor histórico en algunos pasajes (la indumentaria del emperador Jerjes o en algunos de los diálogos de los espartanos, que parecen apuntar que la democracia ateniense se instauró después del regimen totalitarista espartano, cuando fue al revés) o de arrastar algunas de las muletillas de su Sin City (algunos diálogos muy "macarras" o escasez de fondos para ambientar al obra), tampoco deja de ser per ello menos cierto que a pesar de ello, los aciertos de la obra no son pocos, y ya está considerada por muchos como una de las Obras Maestras de Frank Miller, uno de los mayores autores de la historia mundial del cómic, lo que no deja de ser una garantía.


Datillo interesante:

Argumentan varios historiadores que el ejército de los 300 era formado en su totalidad por 150 parejas de hombres, guerreros homosexuales, que debian su ferozidad al lazo que los unía como pareja, situación por la cual luchaban con mayor eficacia y certeza para defender cuerpo a cuerpo a sus respectivos amantes.


Súper recomendada... aunque la cinta tiene mas de un año (fué la primera que miré con Luis, mi noviecito) sé que muchas personas aún no la han visto, pues si bien ha sido una de las más taquilleras de la história, en Colombia creo que pasó sin pena ni gloria.

Animaos que son casi 2 horas de buen cine!!!



jueves, febrero 28, 2008

Shortbus

Shortbus


Shortbus es la última película del realizador estadounidense John Cameron Mitchell, es una arriesgada apuesta por el sexo para explorar a través de un grupo de personajes reales la soledad, la insatisfacción y el suicidio con el Nueva York más underground de fondo.

En ella una terapeuta sexual que jamás ha tenido un orgasmo, una "dominatrix" incapaz de relacionarse, una pareja gay que se aventura en la apertura de su relación e incluir un tercero, y toda una fauna de personajes que exploran sin complejos los placeres carnales en una cita semanal llamada Shortbus.

La cinta, que se estrenó en Colombia el 9 de febrero, ha sido considerada por algunos críticos como el largometraje de contenido sexual más explícito hasta ahora realizado fuera de la industria pornográfica de este país.

Para Mitchell, que ganó notoriedad con el musical sobre el cambio de sexo - Hedwig and the Angry Inch-, se trata de un film que, "con humor e ironía, dice algo de nuestra sociedad, donde el sexo está separado de nuestras emociones e ideas".
"Me gusta el porno, pero siempre que sea bueno. La mayoría de los encuentros sexuales son divertidos, desesperados y ridículos, así que limpié la película de ese aire de erotismo para ver que había detrás emocionalmente", explicaba J.Cameron Mitchell.

El sexo "no debe ser visto como algo malo", sino como un acto en el que, como una suerte de espejo, se reflejan nuestros miedos, matiza el cineasta.

"La gente tiene mucho miedo de ver su vida proyectada en un film de manera más franca. Por eso busqué retratar gente real. Los personajes no son ordinarios, pero espero que sean reales", asegura.

Un arranque fuerte

Shortbus comienza con la escena de un joven, James (Paul Dawson), tendido en el suelo de su apartamento en Nueva York, haciendo una contorsión al estilo yoga que le ayuda en la casi imposible tarea de eyacular en su propia boca.

Su relación de cinco años con Jamie (PJ DeBoy) atraviesa una grave crisis, lo que le lleva a proponer la idea de 'animarla' con un tercero (Jay Brannan).

También está la historia paralela de Sofía (Sook-Yin Lee), una terapeuta sexual que nunca en su vida ha experimentado un orgasmo y que, sumida en la frustración, recurre a los consejos de una dominadora bisexual (Lindsay Beamish).
Todos estos personajes, y otros con historias tan o más complejas -como un ex alcalde de Nueva York que nunca salió del armario- se juntan en Shortbus, un cabaré clandestino de Nueva York frecuentado por artistas que buscan diversión y "sexo colectivo".

"Prefiero llamarlo sexo en grupo, no orgía. Cuando hicimos estas escenas les dije que no ensayaran, que hicieran lo que quisieran. Esta película es el mundo donde vivo y el cabaré está basado en lugares en los que he estado", explica Mitchell.

Un casting previo en la Red

Shortbus tuvo como punto de partida una convocatoria realizada por Mitchell en Internet, en la que solicitaba a los potenciales actores grabaciones en las que hablaran de sus experiencias sexuales más importantes desde el punto de vista emocional.

"Recibimos unas 500 cintas, de las que escogimos a los nueve personajes. Con ellos hicimos talleres, improvisamos y jugamos. No hice audición para penes, pero curiosamente resultaron ser más grandes de lo que esperaba", bromeó.

Todas las escenas sexuales que aparecen son reales, aunque Mitchell señala que son exageraciones o adaptaciones de las experiencias personales de los actores, incluidos DeBoy y Dwason, que son pareja en la vida real.
"Los actores aprobaron todo lo que iban a hacer y establecieron sus propias metas emocionales. Tuvieron coraje. Algunos quisieron ensayar las escenas, otros tomaron Viagra. Escuché las necesidades de cada uno. Fue muy íntimo. Una especie de terapia de grupo que nos unió de por vida", indicó.

"Shortbus" tiene un deje de realismo que le aproxima al "docudrama" y a la "reality TV", algo que no le molesta a Mitchell, que afirma que "Será chocante para alguna gente, pero creo que cada vez más personas se sienten más relajadas al ver sexo en el cine. En esto ha ayudado Internet y la 'reality TV'".



domingo, febrero 10, 2008

"No es otra pelicula gay"


Hace unos dias estaba caminando por Pasto y en un puesto ambulante miré la rosadísima portada de “Another Gay Movie” (del director Todd Stephens, ¿no les dice algo este nombre? a mi tampoco). Está de más decir que lo compré sin vacilación alguna.

La sinopsis no es muy alentadora: cuatro amigos gays de la secundaria hacen un pacto: todos deberán perder su virginidad antes de llegar a la universidad. Eso es todo, pero la historia es lo de menos en esta película. No dudo en recomendarla pues lo mejor no es el hecho de que sea el remake gay de la primera parte de American Pie (de hecho se burlan de esa y otras películas para adolescentes) sino que tratan el tema de la “homosexualidad” de manera alucinantemente desfachatada, nada de cursilería y dramatismos bobos. A destacar la participación de la súper estrella porno Matthew Rush (jajaja actúa pésimo) y de Lypsinka, quien en cada aparición se roba el show.

De hecho si pueden y tienen tiempo busquen la pelicula, la cual anda rodando por alli, pues dudo mucho que la vayan a estrenar en el cine... les prometo que pasarán un rato agradable y reirán un poco. (¡Viva la piratería!)